¿Cómo afecta en encuentros gastronómicos? | PARTE 2

¿Cómo afecta en encuentros gastronómicos? | PARTE 2

Es un hecho que el mal tiempo afecta de manera muy negativa a la hostelería; pero, ¿qué ocurre si además coincide con algún encuentro gastronómico? Muchos son los municipios que se acogen a este tipo de encuentros con el objetivo de fomentar el turismo local, y para ello, los establecimientos disponen de unos días para atraer a la clientela con unas ofertas gastronómicas súmamente suntuosas. 

Durante este mes de marzo se celebra en Camas la IX Edición de la Ruta de la Tapa -de momento, aplazada hasta nuevo aviso a causa del COVID-19 –; un encuentro gastronómico fruto de la unión de los hosteleros y la Asociación de Empresarios existente hace nueve años y que en la actualidad es financiada por el Ayuntamiento con el objetivo de “fomentar el turismo gastronómico para el pueblo”, según Marian Gómez Olid, delegada de Desarrollo Económico y Ciudadanía.

Desde el Ayuntamiento ven la Ruta de la Tapa como una excelente oportunidad para presentar las cartas de verano; opinión que es compartida por los propios hosteleros. “Aunque la gente viene más por lo que es la Ruta, siempre aparecen clientes que vienen a comer la comida que en realidad tenemos; […] en realidad hacemos la Ruta de la Tapa para no quedarnos atrás, no con el objetivo de que queremos ganar algo”, sentencia Carmona.

IX Edición Ruta de la Tapa. Fotografía: Ayuntamiento de Camas

IX Edición Ruta de la Tapa. Fotografía: Ayuntamiento de Camas

Hacemos la Ruta de la Tapa para no quedarnos atrás, no con el objetivo

de que queremos ganar algo

A pesar de que se ha experimentado un ligero incremento de inscripciones por parte de los establecimientos con respecto a la edición anterior, este año únicamente 31 de los 118 establecimientos locales participarán en la Ruta de la Tapa.

Este año los hosteleros han contado con la presencia de Daniel del Toro, granador de la 4ª Edición de Masterchef, como jurado profesional; lo cual ha sido un acierto, según la delegada, ya que ha supuesto una enorme difusión a través de las redes sociales. “Sobre todo en Instagram. Además, él tiene unos 15.000 seguidores y ha llegado a muchísima más gente”, afirmaba la delegada.

Como en cada edición, el tiempo meteorológico juega un importante papel en el encuentro. “El año pasado la gran mayoría dice que tuvieron pérdidas. Estaba lloviendo; entonces, no tuvieron beneficios y este año esperemos que por lo menos uno de los dos fines de semana [el tiempo] nos dé tregua”, sentencia Gómez Olid.

Los hosteleros lo tienen muy claro: el mayor beneficio que obtienen en este periodo es “darte a conocer. Porque económicos, realmente, no da mucho. Con los precios que hay no es mucha ganancia la que se saca”, afirma Casillas. Y si además el buen tiempo no acompaña, la propietaria de Triana Jamón aclara que “beneficios no creo que dé muchos. […] Vendes más, pero vendes más a qué tipo de precio”.

La lluvia en Sevilla, ¿es una maravilla? | PARTE 1

La lluvia en Sevilla, ¿es una maravilla? | PARTE 1

 

LA LLUVIA EN SEVILLA,

¿ES UNA MARAVILLA?

La llegada del buen tiempo es uno de los mayores placeres que se pueden disfrutar en Andalucía. El sol, el olor a azahar, los callejones colmados de coloridas flores invitan a sus habitantes a salir de casa para disfrutar de la primavera; por lo que es habitual encontrarse las terrazas de los bares colmadas de gente. Pero, ¿qué ocurre durante una primavera lluviosa? ¿Cómo afecta al sector hostelero?

Durante los lluviosos días de primavera se puede observar cómo los bares lucen casi desiertos y es que el mal tiempo afecta de una manera muy negativa a la Hostelería puesto que “bajan muchísimo las ventas, la clientela…baja todo”, declara Jacinto Casillas, encargado del bar Hermanos Luna; además, la situación se agrava en periodos festivos primaverales como Semana Santa o la Ruta de la Tapa de Camas. Contra los efectos meteorológicos Hermanos Luna apuesta por hacer “siempre ofertas, se ponen las cosas más baratitas…pero si llueve, no hay mucha clientela”, destaca el encargado.

En la misma línea se encuentra la propietaria de Cervecería Triana Jamón, Santa Lidia Carmona, quien destaca que una primavera lluviosa afecta muchísimo al sector hostelero. Y es que la lluvia puede traer más dolores de cabeza a los hosteleros de los que nos podemos pensar. Carmona teme la llegada de las lluvias, ya no solo porque signifique que la meteorología afecte negativamente a las cuentas del negocio, sino que en su caso, el acerado se les encharca y aunque “hemos querido buscar solución, no nos dan ninguna. Perdemos sobre un 70% de clientes, claro”.

Un poco de más suerte pueden presentar aquellos establecimientos que gocen de mayor espacio. Paula Paraíso Acuña, cocinera de bar La Ilusión, opina que desde que ampliaron el local la lluvia no es una gran preocupación para el negocio; aunque sí se ha notado bastante la crisis. A pesar de que con el mal tiempo “sale menos la gente; a la hora de salir los fines de semana…es igual”, afirma Paraíso Acuña.

 

Hemos querido buscar solución, no nos dan ninguna. Perdemos sobre un 70% de clientes

A pesar de ello, la lluvia no es el único enemigo de la hostelería. En el caso de Casillas, la crisis se ha notado alrededor de un 40% – 50% y aunque “ahora se está viendo un pequeño remonte […] la gente ya guarda un poquito más, sale menos…Si hay tres días para salir, pues se sale uno”. Como consecuencia, los precios también se han visto perjudicados: se ha tenido “que bajar o mantener los mismos precios habiendo subido [el precio] el género que uno compra”, afirma el encargado.

“La hostelería no es lo que era antes; para nada. Todavía estamos en la crisis, pero aunque no haya tanta crisis como en 2008, 2010, 2012 […] la hostelería ya no va a ser lo que fue”, sentencia la propietaria de Cervecería Triana Jamón; quien opina que el sector hostelero ha bajado un 80% desde el inicio de la crisis económica.

Para combatir esta situación se están estableciendo, según Restauración News, “una serie de retos que deben plantearse para seguir siendo la referencia económica de nuestro país”; como los destacados por David Basilio, director de Hosteleo, y la directora general de Linkers, Marianela Olivares.

Entre los desafíos que plantean se encuentran adecuar el puesto a los nuevos modelos como puede ser el delivery –envío de la comida a domicilio –. “Los hábitos de consumo de hoy en día se encuentran en un constante cambio orientado a estancias más cortas y un menor gasto, por lo que el empresario debe estar activo e intentar sacar partido de las oportunidades que se presentan en este nuevo escenario de envío a domicilio que ayude a consolidar una cuenta de explotación positiva, incluso incrementando ventas en períodos de tiempo que tradicionalmente eran de baja comercialización”, según Basilio. Otro aspecto a tener en cuenta es una experiencia gastronómica más cercana a la clientela; es decir, la propuesta de creación de platos sencillos con una clara definición de sabores “buscando ese recuerdo o sabor reconocible del producto principal, poniendo cada vez más énfasis en guarniciones originales y divertidas”, afirma Restauración News.

 

EN DATOS

Tal como detalla el Anuario de Restauración de 2018 –realizado por NPD y KPMG –los españoles hemos gastado 36.763 millones de euros en comer fuera de casa; lo que supone un incremento del 2’1%, un porcentaje algo menor que el obtenido en 2017 (+2’5%), según una pulicación de El País.

Así pues, ese mismo año en Andalucía se crearon 295.000 empleos en los aproximados 55.000 establecimientos registrados; lo que permitió una facturación de 17.000 millones de euros y una riqueza en la región de un 5’9%. “Los precios han subido una décima en tasa interanual en el conjunto de la hostelería hasta un 1,9%. Esta subida se ha producido con un comportamiento diferente por ramas: los precios impulsaron el crecimiento en restauración tres décimas hasta un 1,8%, mientras que en el alojamiento se moderaron hasta un 3%, lo que supone 1,8 puntos menos que en 2017”, afirma Andalucía Económica.

La directora de Linkers apuesta también por la aplicación tecnológica para ofrecer “un servicio personalizado, distintivo y de calidad”; puesto que “el cliente es cada vez más un altavoz, y no hace falta que sea un gastrónomo o periodista para compartir sus platos o visitas a restaurantes; la restauración es ya la opción social más usada por los españoles, y por ello el comensal necesita de platos, ingredientes y propuestas que entienda, tengan un sabor reconocible y que pueda comentar de manera inmediata y natural con sus círculos de influencia”.

No obstante, puede que estos retos no tenga la misma trascendencia para cada establecimiento ya que según la propietaria de Cervecería Triana Jamón el delivery afecta bastante [de forma negativa] a las cuentas del negocio; sobre todo en el segmento juvenil. Paraíso Acuña se muestra disconforme a las palabras de Carmona, ya que “el que está acostumbrado a los bares de pueblo, sigue apostando por ellos”. 

En una postura más equitativa se muestra Casillas, puesto que aunque afirma que este modelo de negocio afecta a la hostelería tradicional ya que “la gente se suele quedar en casa”; opina que “eso ya es una cosa que casi todos los negocios –de lo que es la hostelería –ya lo tienen incorporado”. Así pues, el encargado asegura que Hermanos Luna tiene implantado el delivery como modelo de negocio y (durante el mal tiempo) ven compensados los ingresos del envío a domicilio por los de la hostelería tradicional.