La inolvidable proeza de aquel que no olvidaba nada

La inolvidable proeza de aquel que no olvidaba nada

Este breve relato de la vasta memoria de un hombre tiene toda una historia detrás. Durante casi treinta años, el autor tuvo la oportunidad de observar sistemáticamente a un hombre cuyo recuerdo notable era uno de los más agudos que la literatura sobre el tema ha descrito”. Así introducía A. R. Luria (uno de los pioneros de la neurociencia cognitiva) su libro  “La mente de un mnemonista” , publicado en 1968. Era el resultado de plasmar por escrito el caso clínico de un hombre con una inabarcable capacidad memorística: el sujeto podía recordar palabra por palabra el discurso que minutos antes había pronunciado una persona, recordar cualquier detalle de su vida personal o recitar una amplia cadencia numérica con solo un breve vistazo. Aquel hombre se llamaba Salomon Shereshevski, nació en Rusia en 1886 y su vida galopó entre las incipientes aspiraciones a ser violinista, el desempeño profesional como periodista, el aprovechamiento de su habilidad para ganar dinero como mnemonista profesional, o la dedicación como taxista en Moscú.

Retrato de Salomon Shereshevsky, de joven

A. R. Luria lo descubrió alrededor de los años veinte, cuando aún estaba iniciándose en el campo de la investigación neuronal. Un día, recibió en su laboratorio la visita de Salomon, quién iba encomendado por el editor de su periódico para realizarse un test de memoria. Le argumentó que dicho editor, en las matutinas reuniones editoriales, se enfadaba con él porque no tomaba notas cuando recibía las instrucciones. Él, en una muestra de profesionalidad, le repitió todo el discurso palabra por palabra, recitando hasta el más mínimo detalle, dejando atónito a su interlocutor. 

En la consulta, Luria le sometió a una serie de pruebas: le indujo a memorizar matrices de 70 dígitos, fórmulas científicas complejas, incluso poemas en lenguas extranjeras. Lo hizo en cuestión de minutos, y no solo eso, también podía recitarlo en orden inverso. 

El neuropsicólogo documentó todos los detalles de la gran capacidad de Salomon (o “S”, como recoge en sus notas), información que le valió para diagnosticarle  sinestesia , la rara cualidad mental por la que se experimenta una asociación y confusión de los sentidos, es decir, un estímulo experimentado por uno de los sentidos provoca un efecto en otro. José Ramón Alonso lo describe de este modo: “así, por ejemplo, cada uno de los colores se acompaña de un olor característico. Él veía los números con personalidades características (el 1 era un hombre envarado y rígido; el 2, una mujer sensual y alegre; el 3 un hombre mustio, oscuro; y así sucesivamente). En su caso, las palabras oídas o leídas generaban un color brillante y una sensación llamativa en el gusto, lo que hacía más fácil recordarlas”.  Artistas como Van Gogh, Kandinsky o Vladimir Nabokov padecían algún tipo de sinestesia, podían pintar con un “amarillo chillón”, “oír la luz” o “fliparlo en colores”. 

Salomon Shereshevski codificaba automáticamente su entorno en imágenes mentales vívidas que duraban años en su memoria. Tal y como escribe Dominic O’Brien en su libro  Cómo desarrollar una memoria perfecta , “Si le pidieran que memorizara una palabra, no solo la escucharía, sino que también vería un color. En algunas ocasiones, también experimentaría un sabor en la boca y una sensación en la piel. Más tarde, cuando se le pidió que repitiera la palabra, tiene una serie de desencadenantes para recordarle “.

CÓMO TENER BUENA MEMORIA

Lo anterior nos da pistas sobre las tácticas a seguir para mejorar el recuerdo de algo, y en definitiva, de la memoria. La infografía que se muestra a continuación es una adaptación de las propuestas que José Ramón Alonso escribe en su libro  La Nariz de Charles Darwin .

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del libro “La nariz de Charles Darwin” (José Ramón Alonso)
Utilizar varios sentidos a la vez
Al estudiar, muchas personas hablan en voz alta, se tocan el pelo, colocan una varita de incienso, comen un trocito de chocolate, fuman o beben café para memorizar unos apuntes. Están reforzando la capacidad memorística simultaneando varias entradas sensoriales.
Realizar caminos de asociaciones
Para memorizar ingentes cantidades de información, es muy útil conectarla entre sí, convirtiendo las palabras en imágenes y colocarlas en un recorrido o viaje por las distintas estancias de un gran edificio, por ejemplo. Esto los mnemotécnicos lo llaman “el palacio de la memoria”.
Usar pistas visuales
Si nos están presentando a alguien que se llama Miguel Santos, podemos imaginar a esa persona señalándose a sí mismo y luego asintiendo con la cabeza diciendo que está bien (¿mí?-well), y a continuación señala una mesa llena de figuras de santos.
Crear pequeñas historias
Una prueba habitual en los campeonatos de memoria es recordar tantos números como sea posible de una lista aleatoria. Nelson Dellis, campeón de Estados Unidos, consiguió memorizar 178 utilizando una pequeña historieta de paquetes numéricos. Él, por ejemplo, asocia números de dos cifras a pequeñas historias con un personaje famoso, una acción y un objeto. El 17, por ejemplo, puede ser un mono pelando un plátano. El 24 es Ana Belén bebiendo agua. Un número complejo como 172417 se puede recordar como Un Mono-bebiendo-un plátano.
Repetir, repetir y repetir
Cada vez que releemos unos apuntes, estamos reforzando los engramas de memoria, los circuitos cerebrales asociados a un recuerdo.
Examinarse de lo aprendido
Las sensaciones de excitación, de ansiedad, o la búsqueda del éxito que nos produce la exposición a un examen que evalúe un determinado conocimiento, hacen que el examen en sí se convierta por sí mismo en un refuerzo del aprendizaje, probablemente por el efecto emocional como componente accesorio de la memoria.
Evitar distracciones
Suena elemental pero se ha comprobado que ser distraído por otros pensamientos o por estímulos externos es el mayor enemigo a la hora de memorizar algo. Cada uno debe encontrar su sistema, lugar de trabajo, horario y ambiente que le ayude a evitar esas distracciones.
Ejercitar también el cuerpo
Aunque los ganadores de concursos de memoria se llaman a sí mismos atletas mentales, prácticamente todos ellos, al igual que los jugadores de ajedrez, están en buena forma física. Es el viejo adagio latino de Mens sana in corpore sano.

Sin embargo, lo que al principio pudo significar para Salomon una ventaja, se convirtió en un importante lastre. La imposibilidad de olvidar recuerdos no deseados le llevó a un estado de frustración y perplejidad. En su quehacer diario, mantenía un alto nivel de concentración prolongada, lo que le provocaba un alto grado de fatiga y cansancio mental. Una simple tos podía interrumpir su proceso mental y crear con ello un “borrón” de su memoria. Manifestaba problemas para relacionarse y comunicarse con los demás, ya que todos los recuerdos se le “agolpaban” en el cerebro haciéndole casi imposible mantener una conversación fluida con nadie. 

Por otro lado, la necesidad involuntaria de plasmar visualmente los conceptos y la “fusión” de sus sentidos le provocaba mucho desconcierto e incomprensión. Lo explicitaba así: “si leo cuando estoy comiendo apenas puedo comprender lo que estoy leyendo. El sabor de los alimentos ahoga y se mezcla con el sentido de las palabras”

Cuenta Luria en uno de sus apuntes que la esposa de Shereshevsky se empeñaba en explicarle lo que significaba la “nada”. Manifestaba, por tanto, una enorme inaptitud para comprender el lenguaje figurado, para abstraerse, generalizar o reflexionar.  Su memoria aparentemente prodigiosa le angustió con la incapacidad de pensar. 

Salomon dejó el periodismo, dejó sus espectáculos en bares, y acudió a tácticas y trucos para no recordar. Llegó al punto de anotar sus recuerdos en papel y quemarlos inmediatamente, en un esfuerzo desesperado por olvidar

¿ES BENEFICIOSO NO OLVIDAR?

Según el filósofo alemán Frederich Nietzsche, la historia debe ser recordada con necesidad de actividad. Es decir, la utilización de nuestros conocimientos para la perfección de nuestras actividades diarias es lo positivo de recordar y retener información. Nietzsche parte de otro argumento de autoridad, otorgado por el poeta alemán Goethe, quien esbozaba en uno de sus versos: “Por lo demás, detesto todo aquello que únicamente me instruye pero sin acrecentar o vivificar de inmediato mi actividad”.

Lejos de quedarse esto en la jerga filosófica del siglo XIX, la realidad es que según diversos estudios, los recuerdos que tenemos más “a mano” son con los que realizamos nuestro día a día. Así pues, podríamos ver nuestro cerebro como una especie de ordenador, en el cual está guardada y clasificada toda la información. A este ordenador le resulta más sencillo buscar y encontrar información que ha utilizado recientemente, puesto que puede localizar las carpetas de una forma más efectiva. 

El olvido, no es más que un archivo al que el ordenador le cuesta mucho llegar, ya que está bastante escondido. A pesar de haber nombrado el olvido, algunos psicólogos en la actualidad no ven conveniente la utilización de este término, ya que supondría la desaparición de datos de nuestro cerebro, cosa que no ocurre

Fuera de toda expectativa, hay ocasiones en las que nuestro cerebro se esfuerza por no recordar, por ejemplo, las malas experiencias. ¿Alguna persona ha recordado algo que prefería no haber recordado? Estas experiencias, en un sentido un poco más radical, son los llamados traumas. Estos traumas no son asimilados con total perfección por nuestro cerebro, así que pueden llegar a aparecer atisbos de esas sensaciones producidas por el propio trauma en momentos no deseados.

Retrato de Ebbinghaus

¿Sería mejor olvidarse de ellos? Hermann Ebbinghaus, un psicólogo alemán, en sus pioneros estudios sobre la memoria, allá por el siglo XIX, también se interesó, en gran medida, por los beneficios que nos otorga el olvido. Pese a los estudios posteriores que se han realizado a raíz de la “curva del olvido”, proporcionada por Ebbinghaus, el psicólogo alemán, planteaba que el olvido puede ayudar a aprender de mejor forma.  Aprender a desaprender también es otra forma de aprendizaje . Así pues, cuando olvidamos cómo hacer algo, en el momento en el que volvemos a reaprender dicha acción, esta se nos presenta de una forma más sencilla y entendible. Por ello, muchas veces se nos recomienda releer nuestros textos y trabajos, ya que, habiéndose despejado nuestro cerebro de la tarea, a la hora de retomarla, podemos analizarla con una perspectiva más amplia y otorgándole un sentido más objetivo.

Salomon Shereshevski murió en 1958. Sus últimos años los dedicó a ser taxista en Moscú, inmerso en un fuerte alcoholismo y en una depresión. Su caso, seguido muy de cerca por A. R. Luria durante treinta años, sirvió para documentar exhaustivamente un caso de hipermnesia (exceso de memoria), contribuyendo al desarrollo de los posteriores estudios cognoscitivos.

Un fenómeno “memético”. Así ha evolucionado el meme hasta convertirse en arma política

Un fenómeno “memético”. Así ha evolucionado el meme hasta convertirse en arma política

Aunque parezcan algo actual, los memes ya han tenido una trayectoria histórica importante. La primera vez que se utilizó el término “meme” fue en 1976. Esto se debe a que, el biólogo evolutivo Richard Dawkins creó dicha palabra en su obra más popular El gen egoísta. En él, el biólogo británico lo definió como la unidad mínima de transmisión cultural. Así pues, Dawkins utilizó este nuevo término para hacer una analogía sencilla entre meme y gen. De esta manera, quiso explicar que así como un gen se propaga de un grupo genitivo a otro, un meme se transmite de un grupo cultural a otro. Además, el biólogo inglés postula que así como el gen es la base biológica de nuestra vida, el meme es la base mental de nuestra cultura, la unidad mínima de información.

Dawkins nos redacta como surgió el término meme: “Necesitamos un nombre para el nuevo replicador, un sustantivo que conlleve la idea de unidad de transmisión cultural, o unidad de imitación. «Mímeme» se deriva de una apropiada raíz griega, pero deseo un monosílabo que suene algo parecido a «gen». Espero que mis amigos clasicistas me perdones si abrevio mímeme a meme.”

Richard Dawkins

Además, tal y como vemos en la actualidad, Dawkins halló que el valor de un meme reside en la cantidad  de tiempo que es transmitido en un grupo cultural activamente y su carácter viral: “…se debe considerar a los memes como estructuras vivientes, no metafórica sino técnicamente. Cuando plantas un meme fértil en mi mente, literalmente parasitas mi cerebro, convirtiéndolo en un vehículo de propagación del meme, de la misma forma que un virus puede parasitar el mecanismo genético de una célula anfitriona”.

Sin embargo, como hemos podido observar, el significado que utiliza Dawkins con respecto a la palabra meme es diferente que el significado que le atribuimos a día de hoy. El científico inglés se pronunció posteriormente sobre los memes de internet (a los que hoy nos referimos), considerándolos un “secuestro de la idea original”, aunque también habla de que el significado actual no está tan lejos del original, ya que él mismo hizo la metáfora del meme como algo viral en el último capítulo de su libro.

Captura del gif Ooga-Chaka Baby

En cuanto a los memes de internet, se dice que uno de los primeros en crearse fue un gif de un bebé bailando llamado “Ooga-Chaka Baby”, que vio la luz en 1996. Sin embargo, la imagen con texto a la que estamos acostumbrados a llamar meme aparece en torno a los años 2000 y 2001.

VIRALIDAD EN LOS MEMES

Se han realizado numerosos estudios que se preguntaban el porqué del éxito rotundo de los memes en la sociedad. Sin embargo, sólo se han llegado a conclusiones que, lejos de explicar el porqué de dicha viralidad, más bien han llegado a conclusiones que explican por qué páginas pasan esos memes con mayor probabilidad de ser virales.

Sin embargo, se hace sonar la importancia de la imagen utilizada y el tema que trate ya que, como toda clase de humor, va a ser exitoso si al grupo que recibe el meme le interesa el tema del que se trata. De esta manera, podemos hablar de que los memes son exitosos o no según en el grupo cultural en el que se encuentren.

DIVULGACIÓN DEL MEME EN LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS E INTERNET

La divulgación del meme como acto comunicativo no puede entenderse sin un contexto. Tal difusión encuentra en Internet su campo de cultivo, pues las condiciones que este medio ofrece potencian su propagación: 

Como medio de comunicación
Internet y en concreto, las redes sociales, se erigen como conductores, transmisores y receptores de la comunicación actual entre individuos, de tal manera que contribuyen a la creación de una comunidad de personas con intereses, actividades y valores comunes. La propensión al intercambio de información entre usuarios permite establecer vínculos y relaciones culturales, incluso entre personas que no se encuentran en un entorno cercano.
La inmediatez
Internet como tecnología hace posible una comunicación rápida y próxima en el tiempo, a través de unos sistemas de señales y protocolos de conectividad a nivel mundial. Ejemplo de ello son los servicios como el envío de correo electrónico (SMTP), la transmisión de archivos (FTP y P2P), las conversaciones en línea (IRC), la mensajería instantánea o la transmisión de contenido y comunicación multimedia – telefonía (VoIP) o televisión (IPTV).
Interactividad e hypertexto
El término interactividad se refiere a la relación que se establece entre el usuario y la web, pudiendo intermediar a través de una interfaz para recibir y emitir los contenidos que dicha web alberga. El hipertexto, por su parte, es la herramienta que nos permite navegar a través de enlaces sobre la diversa información e ítems relacionados en la web. Ambos son clave para entender el proceso de divulgación de los memes, pues sin estas singularidades, no habría divulgación, y por tanto, tampoco habría comunicación.
Masividad
Para compartir la información en línea, primero es necesario tener acceso a ella. La penetración de Internet en la sociedad va asociada a la masificación en la producción y adquisición de bienes tecnológicos. Sin un teléfono móvil o un portátil difícilmente se podría participar en la comunicación en línea

En este punto cabría preguntarnos: ¿quién tiene acceso y quién no? ¿Tienen la misma eficacia tales transmisiones culturales online en los ‘no conectados’?

La brecha digital es un problema asociado a la democratización informativa. El concepto se popularizó tras la edición del informe ‘El eslabón perdido’, publicado en 1982 por la Comisión Maitland. Este puso de manifiesto las conclusiones sobre la carencia de infraestructuras de telecomunicaciones en los países en vías de desarrollo, poniendo como ejemplo el teléfono. En el siguiente gráfico podemos constatar, en porcentajes, la penetración mundial de Internet por continentes:

La evolución de usuarios ‘conectados’ ha ido creciendo en los últimos años, hasta alcanzar los 3.578 millones en 2017, lo que hace de Internet un campo válido donde procrear la información ‘memetizada’:

Fuente: Statista

LO QUE NOS MOTIVA A COMPARTIRLO

En Internet generalmente se asocia el concepto de meme con el concepto de viralidad, si bien este último se da en gran medida como consecuencia del medio en que se difunde (posibilidades tecnológicas) y de la participación activa del usuario como replicador del mensaje. 

Según Lissack (2004), “los memes se han convertido en unidades semánticas capaces de evocar los significados a los que están asociados. Es el proceso de evocación y la eficacia del meme como disparador de atención, recuerdo y repetición del significado adscrito, lo que los vuelve relevantes”. Del tal modo, compartir un meme implica la puesta en práctica de procesos comunicativos en los que, además de que el meme adquiere un uso que es socialmente construido, se construyen diversos sentidos en torno a dicha reelaboración, o dicho de otro modo, se produce un proceso de recepción, asimilación-interpretación y modificación. 

Los resultados del estudio “El meme en Internet. Usos sociales, reinterpretación y significados, a partir de Harlem Shake” esclarecen esta cuestión: “los memes no son replicados de forma intacta, sino que, […] pasan por diversos procesos de reinterpretación y modificación. […] Esta posibilidad de apropiación incrementó la fecundidad de los memes en línea, dado el involucramiento de los sujetos principales”. 

¿Quién soy? Al compartir se pone de manifiesto un sentimiento de pertenencia a un grupo, crucial para la conciencia de nuestro proceso identitario como partes de un entramado social. Abraham Maslow, en 1943, ya definía la pertenencia a un grupo social como una necesidad básica del ser humano. Las redes sociales en línea representan un sistema de intereses compartidos, de hábitos, de rutinas, de experiencias, de formas de ver y de sentir similares, de fotografiar o de imaginar. 

Además, también podríamos abordar esta cuestión atendiendo al interés de los difusores: tanto el promotor inicial del meme, como aquellos que lo replican, les mueve una motivación interesada, cuyo fin se explicita en dos vertientes: 

Si enfocamos esta asunto bajo el prisma de la experiencia de usuario, la propagación del meme puede deberse a fines lúdicos. Las redes sociales como Facebook, Instagram o YouTube son fuentes de entretenimiento, lo cual encaja con la naturaleza general del meme: el humor y la sátira desde un tono lúdico y jocoso. 

OBTENER INGRESOS CON LOS MEMES

Hay quien aprovecha este fenómeno comunicativo para sacarle rentabilidad. La proliferación de plataformas que facilitan la creación de estos mensajes ha permitido que su uso genere un aprovechamiento económico. La fuente de financiación es la publicidad, incrustada en la web o en la aplicación, y a través del tráfico entrante, se generan determinados clics que retribuyen dinero al propietario o propietarios de la página. Un ejemplo de ello son las webs como memegenerator.com, 9gag.com, o  cuantocabron.com. Además, otras herramientas convencionales de edición de fotografía y vídeo también ofrecen este servicio, aunque no es la utilidad única ni el objetivo concreto de sus promotores. 

Otro modelo de negocio asociado a este fenómeno es el merchandising. La viralidad de ciertos memes ha sido aprovechada para la creación de productos como ropa, accesorios, pegatinas, etc., con esa fotografía. 

EL MEME COMO ESTRATEGIA DE COMUNICACIÓN POLÍTICA. EL CASO DE DONALD TRUMP

Lo anteriormente expuesto nos sirve como base para entender la utilización del meme como arma política. En muchas ocasiones se utiliza como herramienta de persuasión y concienciación de la opinión pública, con el objetivo de beneficiar los intereses políticos del promotor. Analicemos los siguientes ejemplos: 

Captura del tweet analizado de Donald Trump, publicado el 2 de noviembre de 2018

En el contexto de la campaña desplegada ante las elecciones legislativas celebradas el pasado 6 de noviembre en Estados Unidos, el día 3 de noviembre Trump publicó en su cuenta de Twitter una imagen, en la que al estilo de Juego de Tronos, se podía leer “Sanctions are coming”, un letrero superpuesto sobre su figura enaltecida, con un aire de superioridad y misterio. El mensaje iba dirigido a Irán, sobre el que Estados Unidos iba a volcar una batería de medidas y sanciones, principalmente en política nuclear. Mike Pompeo, el secretario de Estado, argumentó que el objetivo de tales medidas era el de “privar a Irán de los recursos que le permiten financiar el terrorismo en el mundo”

La publicación se hizo en una semana en la que también la serie anunció nuevos capítulos para 2019, por lo que por entonces, Juego de Tronos era un tema en boca de todos. 

La imagen no tardó en viralizarse, llegando a periódicos nacionales e internacionales (ejemplo la publicación de El Plural), hasta el punto de que Qasem Soleimani, comandante de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, ha respondido con otro meme, publicado en su Instagram, en el que puede leerse “I Will Stand Against You” (“Me enfrentaré a ti”).

El cuerpo de la publicación, traducido al español por Traductor Google, versa así: 

Vagabundo jugador; soy tu oponente. ¿Nos enseñas? Irán no quiere las fuerzas armadas de Irán; yo soy tu oponente; la fuerza Quds es tu oponente. Ya sabes, no hay noche cuando dormimos y no pensamos en ti. Te voy a decir el señor Tramp jugador! Hazlo donde no creas que estamos cerca de ti. Siempre que no te imagines, estamos contigo. Somos la nación del martirio, somos la gente del Imam Hussein (PBUH). Pregúntenos, hemos tenido algunos momentos difíciles. ¡Vamos! Estamos esperando, somos el hombre de este campo para ti. Sabes, esta guerra significa la destrucción de todas tus posibilidades, comienzas esta guerra, pero llegamos al final. Por lo tanto, no debe insultar al pueblo iraní, no debemos insultar a nuestro presidente, debe saber lo que está diciendo. Pregunte a sus predecesores. Aprovecha su experiencia. Ciertamente, hay algunos en los Estados Unidos y hay muchos institutos de estudio que estudian, le recuerdan y le recuerdan

El creador de Juegos de Tronos, George R. R. Martin, también publicó otra imagen con la misma tipografía, en la que se puede leer: “El miedo corta más profundo que las espadas. Vota el martes 6 de noviembre”,

En el panorama político español, muchos políticos también son conscientes del humor como herramienta política. Ya sea a través de memes o no, el tono humorístico de sus discursos ameniza su posición ideológica, generando un apego a su postura. El humor, por tanto, es un potenciador de la empatía, consiguiendo generar unos vínculos afectivos que, a su vez, son esenciales en el proceso de afiliación política.

De izquierda a derecha: Marta Flich, Ignatius Farray y Pablo Echenique, instantánea del Roast Battle Challenge

El fenómeno del uso del meme en la comunicación política online es analizado en un estudio llevado a cabo por Xavier Martínez y Teresa Piñeiro. Los autores parten del análisis de una publicación en twitter del ex-presidente Mariano Rajoy, y concluyen lo siguiente: 

El análisis efectuado ha permitido constatar que, más que el tamaño de la comunidad 2.0 del emisor, en la capacidad memética de los contenidos influye su expresión. Al igual que recogió Chen (2012) se ha podido comprobar el predominio de contenidos críticos, satíricos e impactantes entre los memes gráficos con mayor repercusión. Del mismo modo se ha observado que aquellos tuits políticamente neutros –no adscritos a un partido o ideología concretos– favorecen una mayor propagación entre la comunidad usuaria. Una cuestión que se hace especialmente patente en el caso del tratamiento discursivo de la corrupción y la política: los contenidos más redifundidos priman la creatividad del mensaje en detrimento de su politización. Esta aparente neutralidad de los contenidos constituye una de las claves de su viralidad, al recabar la adscripción de usuarios de ideología heterogénea así como de aquellos más reacios a significarse políticamente como afirman Martínez-Rolán y Piñeiro-Otero (2016). Otro factor que promueve la expansión de los mensajes consiste en el empleo de un referente común. De hecho las series de televisión o las películas se han situado como principales fuentes entre las imágenes de mayor potencial memético.”

Tal fenómeno, de aires politizados, establece una especie de ‘diálogo memético en línea’, el cual es motivado a través de mensajes emocionales: en lugar de publicar textos descriptivos, la publicación de una imagen tiene el poder de evocar sentimientos que serán mejor recordados y ‘contagiados’ con más facilidad que las palabras, además, . La importancia de la experiencia comunicativa reside en la capacidad que tienen de las redes sociales como medio de participación activa de los usuarios, cuya acción puede adquirir un tono diverso (a favor, en contra, de crítica, de indiferencia, etc.). Sin embargo, sea cual sea tal acción, el mero hecho de tomar partida del mensaje consigue beneficiar los intereses políticos de los emisores: hacer llegar su contenido a un segmento interesado de personas. 

“Por si necesitáramos vernos”: Este fue el entramado intelectual y comercial que encaminó el actual consumo de ideas

“Por si necesitáramos vernos”: Este fue el entramado intelectual y comercial que encaminó el actual consumo de ideas

En 1913  Antonio Maura  escribía una carta a un destinatario, a quien avisaba de que estuviese al alcance del teléfono, por si necesitaban verse. Cuatro años más tarde,  Ortega y Gasset  escribía otra carta a ese mismo destinatario en la que además de expresar su conocimiento sobre el nacimiento del nuevo periódico El Sol, manifestaba la voluntad de “reunirse con ellos en Madrid en la última semana de este mes”. En 1945, el  Conde de Romanones  remitía al mismo destinatario una carta en la que le notificaba del envío del último libro que había escrito. Meses antes,  Ramón Gómez de la Serna  hacía lo propio pero al revés, le pedía a este reiterado destinatario que le enviase una “velazqueña fotografía”.

[vc_row full_height=”yes” columns_placement=”bottom” equal_height=”yes”][vc_column width=”1/2″][vc_hoverbox image=”537″ primary_title=”Deslice la imagen” hover_title=”Carta de Maura a Urgoiti – 30/01/1913″]”Qº amigo: por el resultado de una conversación que he tenido hoy con el ( ), después que él trató con la ( ) del consabido ( ) del cual teníamos antes hablado el ( ), infiero la probabilidad de que mañana por la tarde, ya tarde, por ejemplo hacia las 8, me sea necesaria otra entrevista con usted. No le ruego desde ahora que usted se moleste, porque dependerá de que antes me enviare el ( ) un proyecto de redacción. Lo que hago es decir a usted que convendría que estuviese a dicha hora al alcance del teléfono, por si en efecto necesitáramos vernos. Favor es ( ) es de nuevo interés en vísperas del Carnaval que también ocasionará ausencia del ( ) por largo plazo.” FUENTE: Archivo Urgoiti[/vc_hoverbox][vc_hoverbox image=”547″ primary_title=”Deslice la imagen” hover_title=”Carta de Gómez de la Serna a Urgoiti” css_animation=”none”]”Mi muy querido y admirado Don Nicolás: le agradecí mucho sus palabras desde la inseparable Suiza y el envío del artículo de Azorín. A propósito precisamente de Azorín quería pedirle el favor de que remitiese una prueba en tamaño corriente de la admirable fotografía que, con tanto acierto del sitio y del gusto, usted le hizo en el Escorial. A continuación de mi “Goya” en la editorial “La Nave” la biografía de él y quisiera que figurase esa velazqueña fotografía entre sus páginas gráficas. Perdone mi petición y desde esta soledad depuradora vaya a usted la reiteración de mi fervor espiritual y con él el afecto de Ramón Gómez de la Serna.” FUENTE: Archivo Urgoiti[/vc_hoverbox][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_hoverbox image=”538″ primary_title=”Deslice la imagen” hover_title=”Carta de Ortega y Gasset a Urgoiti – 1917″]”Mi querido amigo: no le extrañe que no respondiese su carta. En primer lugar me causó penosa impresión el momento de la derrota. Ya demás veces trato ponerme al habla con mis hermanos. No creo que haya duda respecto a la resolución de estos pero de todas suertes quisiera reunirme con ellos en Madrid en la última semana de este mes. Por mi parte claro es que, sea vendiéndolas sea revendiéndolas yo he de romper este último hilo que con El Imparcial me unía. Me escriben y me hablan de un periódico que van vosotros a sacar a La Luz con el título “El Sol”. Supongo que aunque esté todo bien dispuesto no lo echaron a la calle hasta el día siguiente al levantamiento de la suspensión de garantías (…)” FUENTE: Archivo Urgoiti[/vc_hoverbox][vc_hoverbox image=”548″ primary_title=”Deslice la imagen” hover_title=”Carta del C. de Romanones a Urgoiti – 28/02/1945″]”Mi distinguido amigo: muy grata impresión me produce su carta. Agradezco muy sinceramente sus elogios porque conozco el carácter de usted, y más aún sus parcas censuras con las cuales coincido más que con los elogios. Le envío el libro de “Reflexiones” advirtiéndole que una parte de él, como no se publicó la he llevado al “breviario”. ¡Cuánta sustancia tienen las dos últimas líneas de su carta!¡Si se pudiera hablar! Reciba un saludo y quedo muy suyo.” FUENTE: Archivo Urgoiti[/vc_hoverbox][/vc_column][/vc_row]

 

Todas estas cartas tienen un destinatario común:  Nicolás María de Urgoiti . Ingeniero de profesión, revolucionó la industria papelera de la época, creó varios periódicos y una editorial, y su labor profesional estuvo guiada por el compromiso con la modernización de España. Nació en Madrid en 1869, aunque su infancia la pasó en San Sebastián (País Vasco). Se incorporó en 1894 a la fábrica de papel de Cadagua (Vizcaya), y fue ahí donde iba a empezar su andadura empresarial. Asciende en 1901 a la dirección, y en su afán por luchar contra las deficiencias que arrastraba el sector papelero, fusionó varias fábricas dando lugar a la primera gran empresa papelera en España: La Papelera Española. Mercedes Cabrera, en su libro biográfico sobre Urgoiti, argumenta que para llevar a cabo ese proceso de transformación, Urgoiti no solo se fija en otros sectores en auge (como por ejemplo los altos hornos), sino que se fija en Europa, y especialmente en Alemania, uno de los países con el sector industrial más potente.

Para comprender el empeño de Urgoiti es necesario constatar su contexto, sin el cual no se entiende nada. El sector industrial español a comienzos del siglo XX era débil, dependiente de unas políticas de protección arancelaria que repercutían en la importación de materias primas. La España que vivió Urgoiti era una España atrasada en comparación con Europa, sumida en un importante proceso de modernización económica, industrial, social y política. Una España que acoge a un importante número de intelectuales, artistas y científicos comprometidos con su época. 

La prensa de entonces era eminentemente de índole política. Los periódicos estaban sustentados por partidos políticos, que los utilizaban como órgano de expresión institucional. Es por ello por lo que la praxis periodística giraba en torno a lo doctrinal y dogmático. Necesitaban papel, por lo que acudirán a la empresa de Urgoiti para conseguirlo. Estos periódicos iban a ser, por tanto, sus primeros clientes. Se establecerían así unas  relaciones comerciales y políticas que harían a Urgoiti protagonista de la vida pública.  

La Primera Guerra Mundial supondría una enorme “conmoción”. Encarece el precio del papel, incidiendo directamente en un aumento de los costes de producción para la prensa. Pronto se intensificó el conflicto entre la propia prensa y la industria papelera, el cual llevó a Urgoiti a tomar una decisión crucial:  desplegar un conglomerado de infraestructuras culturales con las que sustentar la demanda de papel de su empresa principal  (La Papelera Española)

CRONOLOGÍA DE SUS CREACIONES (DESLICE)

[timeline src=”https://docs.google.com/spreadsheets/d/1ZwTqXOUG5z-8Tp2EtFYdCBEx6r_N7xGb-Rv__7zrAwk/edit#gid=0″ width=”100%” height=”750″ font=”Default” lang=”es” version=”timeline3″ ] 

 

Todas estas infraestructuras culturales fueron el órgano de expresión tanto de gran parte de la Generación del 98, de la Generación del 14 y de la Generación del 27. Las maniobras estratégicas de Urgoiti han marcado, de una manera u otra, el actual sector editorial español: 

  • Las infraestructuras y el personal de la Agencia Febus serían confiscados por las tropas franquistas tras la guerra civil, e iban a ser  utilizados por la Agencia EFE  para abastecer de información a todo el territorio nacional e internacional. 
  • El periódico “El Sol” fue tomado como referencia para la creación, en 1976, del periódico El País, el diario con más tirada actualmente. Uno de los tres fundadores era el hijo de Ortega y Gasset:  José Ortega Spottorno . El País era el resultado de su idea de “servir a las aspiraciones intelectuales de la sociedad española”, intención que declaró en 1966 tras fundar  Alianza Editorial .
  • El intento de conseguir beneficios por la vía del control del mercado contribuyó a reproducir el paradigma de concentración empresarial en el sector, que iba a ser el modelo que se afincaría a finales del siglo XX y en la actualidad.

 

TENGO UN WHATSAPP, ¿QUIÉN SERÁ?

Actualmente, la información que nos llega pertenece a unos pocos. La multitud de periódicos que consumimos se encuentran bajo la tutela de varios grupos mediáticos, y estos, a su vez, de unas pocas compañías empresariales. Así pues, las principales compañías en España son el  grupo PRISA  (que contiene a El País, El Huffington Post, As, etc.), el  grupo Planeta  (en él, La Razón, Onda Cero, etc.),  Unidad Editorial  (El Mundo, Marca, Expansión, etc.),  Vocento  (ABC, Cadena COPE, etc.) y  Grupo Godó  (con La Vanguardia, Mundo Deportivo, etc.), entre otros. No podemos olvidar un actor importante que ya se ha consolidado en este juego comunicativo: Internet.

Según el economista, sociólogo y profesor universitario de Sociología y de Urbanismo en la Universidad de California en Berkeley,  Manuel Castells , vivimos una situación de “autocomunicación de masas a través de pantallas”. En su libro Comunicación y poder, Castells habla de que las nuevas herramientas de comunicación nos llevan a una situación en la cual, una persona desde su hogar, pueda generar un mensaje que pueda llegar a todas las masas. Este es el caldo de cultivo perfecto para la propagación de todo tipo de ideas, de percepciones, de aspiraciones intelectuales o de elementos culturales. 

Todos estamos bajo redes intelectuales. Este concepto viene a nombrar al mecanismo que permite la transmisión de información entre sujetos, así como la formulación de nuevas teorías y críticas, que se generan en consecuencia a dicha transmisión. Los movimientos y contactos de Urgoiti ejemplificaron lo que las redes sociales actuales han potenciado: hacer de estas redes intelectuales algo masivo. Se ha abierto otro camino a la información que, sin dejar de ser transmitida de boca en boca o a través de libros y prensa, ha pasado a ser transmitida de un modo más efectivo, llegando a cada una de las personas que poseen un dispositivo conectado a internet (en España, el 86% de la población, según el INE). 

Todas estas redes de influencia y poder inciden en el consumo de nuestras propias ideas. ¿De dónde vienen nuestras ideas?¿Son nuestras? ¿Dónde reside la innovación? Las grandes compañías mediáticas del país, los catálogos de las editoriales, los promotores de nuevas infraestructuras comunicativas o las interacciones en redes sociales, canalizan con mayor o menor acierto las interpretaciones de los sucesos, cuantifican la exposición a un determinado bagaje ideológico y, en definitiva, conducen nuestra visión del mundo.